Cultura

Los Silos cuenta con un auditorio municipal con capacidad para más de 500 personas, varios centros culturales, biblioteca pública y salas de exposiciones. Como en casi todos los municipios de la isla, existen también varias agrupaciones musicales y folklóricas que mantienen vivo el acerbo cultural y tradicional de Los Silos. La artesanía cuenta con todo un abanico de actividades que va desde la talla de la madera, la morroquinería y los bordados hasta la cerámica o la realización de calzado a medida.

El día de «Corpus Christi«, el sábado siguiente al sábado litúrgico, el barrio de las Canteras amanece cubierto de alfombras florales. Otras fiestas importantes son las de San Antonio Abad, 3 fin de semana de Enero, San Juan, el 24 de junio y Ntra. Sra. de La Luz, el 8 de septiembre, que se celebra desde muy antiguo y conserva una curiosa y espectacular bajada de la Virgen desde el altar al trono procesional.

En el ámbito de cultura de ocio, en el municipio se desarrolla dos eventos de referencia internacional: El Festival Internacional del Cuento durante el puente de la concepción y constitución de diciembre, que desde 1996 y bajo la dirección, desde entonces, de Ernesto Rodríguez Abad, se realiza una exposición y muestra de narración oral de contadores Nacionales e Internacionales haciendo que el municipio cuatriplique, durante esos días, el número de personas.

El otro gran referente de ocio cultural es el El Festival Internacional Boreal, que se celebra cada septiembre desde 2010, siendo uno de los referentes nacionales culturales y sostenible.

RESENAS HISTORICAS DE LAS FIESTAS PATRONALES DE NTRA. SRA. DE LA LUZ DE LA VILLA DE LOS SILOS. (D. Álvaro Hernández Yanes.)

El comportamiento de aquellos pioneros pobladores de Los Silos después de contar con una Santa a quien venerar y suplicar, fue cambiante.

Indudablemente, muy pronto, y siguiendo la españolísima costumbre de celebrar fiestas, decidieron hacerlas en honor a su patrona. En sus iniciales pasos primaron los actos meramente litúrgicos hasta que con el devenir de los tiempos se fueron incorporando acciones profanas.

1906. Festividad de San Antonio Abad

1906. Festividad de San Antonio Abad

La primera referencia que poseemos de la celebración de la festividad data del año de 1722. La recaudación económica se llevaba a cabo mediante la fijación de una sobretasa al precio habitual del grano que comercializaba la Alhóndiga.

Se siguen ocupando los silenses de sus fiestas y de cómo arbitrar los recursos económicos necesarios para su conmemoración. Al respecto encontramos otro convenio de fecha 01 de enero de 1725 por el que los alhondigueros tenían que entregar «dos reales por cada fanega de trigo a las personas que nombraba el pueblo como responsables de la organización de las fiestas». Esta fórmula se sigue llevando a cabo hasta 1 760, año en el que debido a la no colaboración económica de los lugareños, el párroco, D. José Guillermo Mendoza, propuso a los reunidos, como solución que en los subsiguientes años fuese dividido el pueblo en dos mitades «para que cada una la celebre un año alternativamente, y que por acuerdo se nombre a la persona o personas que la deban cuidar, las que se anunciarán desde el púlpito» y que los gastos que se ocasionarían fuesen compartidos entre el número de vecinos de la parte del lugar que le correspondía patrocinarlas.

Víspera de la Fiesta patronales de La Luz de Los Silos de 1765 - Tenerife - Islas Canarias

Víspera de la Fiesta patronales de La Luz de Los Silos de 1765 .

El día 25 de junio de 1815, el Ayuntamiento de esta Villa emitió un decreto, firmado por el Alcalde D. Juan Pérez de Acosta, donde se «convocaba a todo el vecindario para que el domingo 2 de julio, a las dos de la tarde, se reunieran en la sala de acuerdos para nombrar las personas que deberán cuidar la celebración de las Fiestas en honor a Ntra. Sra. de La Luz, y cada uno sepa la cuota que deberá exhibir para sus gastos», pena que a los omisos se le estrechará por rigor a satisfacer el contingente asignado por su ausencia.

Por esta misma época, alrededor de 1819, un ilustre extranjero nos visita Alfred Diston, un pintor que plasmó con sus pinceladas el testimonio de lo que ocurría la víspera de la fiesta, en el marco de la plaza, cubierta sólo de tierra, ajijides, parrandas, atuendos de la época, corrida de vaquillas sin talanqueras, romeros que llegan, esquinas y ventanas enramadas, arcos de fruta y lega.

A partir de 1860 y hasta los primeros años del siglo XX se solicitan al Ayuntamiento, por parte de los miembros de las comisiones de fiestas, los permisos para cortar de cien a ciento cincuenta latas en el Monte de Agua y Pasos para formar las barreras para las corridas de vaquillas que se celebraban en la plaza.

Fue en los primeros años del siglo XX y más concretamente el día 13 de marzo de 1923 cuando se hace referencia en la prensa local, a la típica Fiesta de Ntra. Sra. de La Luz, por conservar tradiciones del pasado. Se habla de los famosos bailes del tajaraste y el corrido así como algunos cuentos de brujas, en los que los sucesos maravillosos ocurrían en la noche con ruidos desconocidos, bailes y transformaciones de mujeres en animales domésticos.

Las comitivas ya se nombraban desde los Ayuntamientos y en los presupuestos existían partidas referentes a las mismas con un valor simbólico que oscilaba desde las 750 pesetas (1928-30) hasta las 1.100 pesetas (193145), pasando a los últimos cinco años de la década de los cuarenta a estar entre las 2.000 y 5.000 pesetas.

Durante todos los años anteriormente reseñados se llevaron a cabo numerosos actos entre los que cabe destacar los «desfiles de automóviles».

A partir de los años cincuenta las fiestas retoman el esplendor de antaño, la consignación presupuestaria desde el consistorio está entre las 10.000 y 15.000 pesetas, el mismo se plasma de forma clara y precisa en una crónica de D. Abraham Trujillo Ferrer, que publicó el periódico «La Tarde» en 1957 y del que debemos resaltar lo siguiente: «la plaza de La Luz ya tiene terminado su flamante tabladillo, donde actuará la banda de música. Lo mismo que el toril, que hará de burladero a los toreros (Moneda, Estanislao el Pollo), que comenzaban su faena a las cuatro de la tarde».

Otro número fuerte eran las parrandas compuestas en su mayoría de instrumentos musicales, con predominio de guitarras y contras, ejecutando Isas y Malagueñas.

Las libreas, se apreciaban gracias al empuje de los diablillos de fuego. El tambor y la flauta, del señor Dávila del Palmar, con su más genuino intérprete ejecutaba entre otras piezas musicales, la alborada y luego, alegre y zumbón el tajaraste.

En la Villa de Los Silos desde la antevíspera hasta la tarde del día nueve casi no se dormía. Las parrandas, los bailes se sucedían ininterrumpidamente, amenizados por instrumentos de cuerda, flauta y tambor, castañuelas, panderetas y acordeones que traían vecinos de Icod, bailando el corrido.

Los romeros llegaban de todas las localidades de la Isla. Estudiar el tema de los romeros es estudiar la historia de los caminos y veredas que conducen al lugar. Caminando y los más potentados en mulo o caballo, debían llegar en el día de la víspera al pueblo, pernoctarían en casa de algún conocido o pariente, o al aire libre, y retornarían a sus lugares de procedencia después de la Procesión del día principal.

1900-1950. Mozas Silenses

A Los Silos se venía a eso: a divertirse, sin que se olvidara y se relegara a segundo término los actos litúrgicos, teniendo éstos su culminación en la «despedida de los romeros a la Virgen», cuyo emocionante acto tenía lugar al llegar procesionalmente la Imagen de Ntra. Sra. de La Luz al puente chico, en que los ajijides entablaban acusado duetto con la lluvia de voladores.

De nuevo las fiestas adquieren una enorme importancia en la década de los setenta y más concretamente en el año 1971, según la prensa local, se desarrolló una de excelente magnitud. El programa de actos fue extenso pues comenzó con la Gran Gala de Elección de la Reina, el día 28 de agosto, en el marco de la piscina municipal, el acto resultó de una extraordinaria brillantez, a la que contribuyó sin duda alguna, la espléndida ornamentación del recinto. A partir de este momento se producen: cabalgatas, conciertos, festivales, verbenas, etc. Terminaron las mismas el doce de septiembre con un gran baile amenizado por la Orquesta «Nick A-nd Randy».

Transcurrida esta fecha se producen unas fiestas de mayor o menor relevancia siempre en concordancia con las fluctuaciones de las comisiones.

En épocas más recientes, es decir, la década de los noventa; los primeros cuatro años se realizaron gracias al empeño de numerosas personas del pueblo que sacrificaron bastantes horas de trabajo en pro de conseguir unas fiestas dignas, mientras que los tres siguientes las afrontó el lltmo. Ayuntamiento de La Villa de Los Silos con el apoyo de algunos vecinos de la Localidad. El año pasado tuvo la enorme responsabilidad de organizarlas una nutrida comisión que consiguió rescatar algunas tradiciones que estaban en el olvido y que fueron del agrado de todos.

Para finalizar esta breve síntesis debemos resaltar que como es conocido de todos las costumbres han cambiado pero entre unos y otros debemos rescatar todo aquello que sea válido para dar mayor y mejor realce a nuestras Fiestas Patronales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies